INFLANDO LAS RUEDAS DE NUESTROS COCHES

En un vehículo hay unos principios que nunca debemos olvidar: usar un buen aceite, el mejor
fluido anticongelante (evitar usar solo agua) y nunca ahorrar en las ruedas.

Pero de los neumáticos hay mucho de qué hablar a la hora de inflarlos y de mantenerlos.

LA PRESIÓN:    .-  Cómprese un buen medidor electrónico de presión y compruebe su buena indicación de vez en cuando.
   .-  Nunca se fíe de la indicación de los medidores de las estaciones de servicio.
CON QUÉ INFLAMOS: Lo mejor: NITRÓGENO, aunque lo mas habitual sea el aire a presión.

¿Pero qué ocurre con el aire a presión?, porque el aire a presión NO es una solución libre de fallos:

En realidad, utilizar el nitrógeno para inflar nuestra ruedas equivale a decir que eliminamos de ellas el 21% de oxígeno, que las cuartea y las "quema" y el 1% de agua que provoca alteraciones en la temperatura del neumático y corrosión en la llanta.

Aire a Presión / Fallo 1: La Humedad

El aire a presión es un gas húmedo, por lo que el agua en suspensión que contiene afecta a los neumáticos y a las llantas, variando la presión considerablemente cuando aumenta la temperatura (evaporación de agua) y perdiendo presión cuando no hacemos uso del coche y se enfrían.
Aire a Presión / Fallo 2: Temperaturas Extremas

Si exponemos el neumático a temperaturas extremas o cambios bruscos de temperatura, se podrían provocar daños que afectarán de forma directa al material con el que se fabricó la goma, cuarteándolo en unas ocasiones y reblandeciéndolo en otras.
Aire a Presión / AIRE COMÚN

El aire común que respiramos está compuesto en un 78% de nitrógeno, un 21% de oxígeno, el 1%
restante lo forman otros gases y elementos. Ese mismo oxígeno que nos mantiene con vida, se encarga de quitársela a nuestras ruedas.

Por cierto, el sol también las cuartea.

NITRÓGENO

Es un gas prácticamente inerte en casi todas las ocasiones. Pero el nitrógeno es, ante todo, un gas seco. Eso quiere decir que los problemas acuosos que nos provocaba el aire se eliminan y nuestros neumáticos y llantas padecerán un sufrimiento mucho menor.

 

PERDIDAS DE PRESIÓN La pérdida de presión del neumático se verá significativamente reducida al inflar solo con Nitrógeno.


Mientras que una rueda con aire común puede tardar un mes en perder una cierta presión, la inflada con
nitrógeno tardaría seis veces más en perder lo mismo. Por tanto, en caso de un pinchazo, la pérdida será más lenta. Disminuye también la posibilidad de que se produzca un reventón y se alarga la vida externa de nuestros neumáticos, teniendo en cuenta que el nitrógeno se calienta mucho menos contribuyendo a que se desgastes menos las ruedas y evitando las variaciones de presión (unos +0.3 bares) teóricas que se producen al circular.

Mantener el nivel correcto de presión tiene además la ventaja de no perjudicar el consumo de combustible al evitar incrementos por la mayor resistencia que producen unos neumáticos desinflados.

Hoy en día prácticamente todos los talleres disponen de bombonas de nitrógeno. Suelen cobrar unos 12 EUROS por inflar las 4 ruedas (tres euros por cada rueda) y una oferta para rellenar gratis la de repuesto.

Llenar la RUEDA DE REPUESTO con NITRÓGENO es -casi- lo más importante.

Las ruedas infladas con NITRÓGENO suelen llevar unos tapones de color verde claro.

El gas de una botella de Nitrógeno de 200 bares sirve para llenar unas 60 rueda de vehículos normales, así
como el gas cuesta unos 120 euros por botella, a parte del precio anual de un contrato, que es de unos 80
euros para el taller, el coste de unos 3 euros por rueda es muy aceptable.

IMPORTANTE: cómo rellenar con aire las ruedas infladas con Nitrógeno
Tenga en cuenta que debemos evitar inyectar aire común en ruedas infladas con nitrógeno para no perjudicar el rendimiento del coche, pero
si no hay más remedio, este es el procedimiento: 

1.- Antes de rellenar la rueda que muestra una presión menor debemos igualar a la baja el resto de las ruedas. y 2.- Inflarlas todas con aire presión para que cuando salgamos a la carretera, podamos tener las mismas posibilidades de calentamiento en cada una de ellas.

Volver a www.jaon.es